7 retos que los músicos afrontan en 2022

Tras dos años de ansiedad pandémica, cuarentena y falsos comienzos, los músicos que quieren relanzar su carrera se enfrentan a nuevos retos. Queda por ver cuáles de ellos son temporales o permanentes.

Pero, mientras vuelves a tocar, grabar o lanzar música, estas son algunas de las cosas para las que deberías estar preparado en 2022 y más allá:

  1. Audiencias hiperconectadas

Por decir algo obvio, en los últimos años nos hemos conectado aún más. Eso incluye también casi todos los aspectos de la interacción musical (incluso los conciertos). Esta tendencia ya se estaba acelerando, pero la pandemia la acabó de poner en marcha.

Como resultado de esta creciente dependencia digital, nuestra atención se ha dispersado por completo y nuestras relaciones online pueden parecer unidimensionales en el mejor de los casos. Muchos artistas están aislados y desconcentrados. Sin embargo, se nos dice que la única manera de tener éxito es estar aún MÁS tiempo conectados, y que la única manera de conectarse es hacer más, mejor y más rápido, lanzando un flujo constante de contenido con rendimientos decrecientes.

Pero la música es un fenómeno físico. A veces se trata de vivirlo socialmente, con otros seres humanos en una sala. A diferencia de Internet, los conciertos y las conversaciones en la vida real son más lentos.

Los artistas tendrán que decidir cuánto tiempo quieren estar online y cuánto en «la vida real». Hay pros y contras en ambos casos, y no hay una respuesta correcta. Sólo que el equilibrio que crees que es adecuado para ti puede no coincidir con la nueva realidad de las expectativas de tu audiencia.

  1. Una competencia más feroz

Como ya hemos dicho, hay más contenido que nunca compitiendo por nuestra atención. Y no tenemos mucha atención de sobra. Esto significa que es más difícil para ti, como artista, hacerte notar. Y una vez que consigues la atención de alguien, tienes que luchar más para mantenerla.

Entre las plataformas de streaming, los juegos, las redes sociales, las noticias y el montón de cosas que tenemos a nuestra disposición online y offline, es difícil concentrarse en algo durante mucho tiempo. Cuando publicas algo en Instagram, no sólo compites con otros músicos de tu género. Estás compitiendo con todo lo que hay en Internet.

Necesitas mejorar tu marketing musical para abrirte paso entre el ruido, lo que, por supuesto tiene beneficios cuantificables, pero también significa que vuelves a tener que enfrentarte al reto anterior, el número 1.

  1. Costos psicológicos de la pandemia

El mundo entero ha sufrido un trauma colectivo. La gente está ansiosa y depresiva, y las divisiones políticas van de mal en peor. A esto hay que añadir asuntos como la guerra, la injusticia, la economía… la lista es larga.

No solo tienes que lidiar con tus propios sentimientos de ansiedad, sino que también tienes que reconocer que podrían existir en tu audiencia. No todo el mundo estará en el mismo punto tras estos dos últimos años, y no todo el mundo estará de acuerdo en la forma de seguir adelante.

No es necesario que tengas respuestas reales, no se trata de eso. Pero no vas a querer dar por sentado que todo tu público está preparado para divertirse como si fuera el año 2019.

  1. Problemas Económicos

Mucha gente ha perdido su trabajo durante la pandemia. Si eres un músico de los que suelen salir de gira, habrás estado fuera de la carretera durante dos años, lo que probablemente te haya perjudicado en el aspecto económico. Ahora que puedes volver al escenario, los precios de la gasolina se disparan. La inflación está empeorando. Los problemas de la cadena de suministro están provocando retrasos en muchos productos que antes teníamos garantizados.

Como artistas independientes, ya tenemos un presupuesto ajustado. Ahora vamos a tener que ser aún más cuidadosos administrando nuestros limitados recursos.

  1. Escenarios cerrados

Muchos escenarios no pudieron afrontar la pandemia y cerraron sus negocios. Esto ha hecho que la competencia por encontrar un sitio para tocar sea aún más feroz, porque TODOS los artistas están intentando salir a la carretera a la vez, pero hay menos lugares donde tocar.

Y aunque vengan inversores y abran un montón de locales nuevos, pasará mucho tiempo antes de que estén todos en funcionamiento.

  1. La Gran Resignación

Probablemente lo hayas visto en las noticias o lo hayas leído en los innumerables artículos de opinión: Muchos trabajadores utilizaron su tiempo de inactividad por la pandemia para replantearse sus carreras. Algunos volvieron a estudiar, otros se trasladaron a otra ciudad y otros cambiaron de sector.

En tu propia red musical, eso significa que muchos de tus contactos probablemente se han mudado. Cuando llegue el momento de volver a establecer una red de contactos, es posible que tengas que editar tu hoja de cálculo de contactos o crear una nueva desde cero.

Y volviendo al reto número 5, es posible que algunos de los buscadores de talento que conocías ya no representen a los locales en los que solías tocar. Eso podría provocar sentimientos de…

  1. Pérdida de impulso

Ha habido una enorme ruptura de la continuidad con todos los cierres, reaperturas, vueltas a cerrar, etc. Casi todos los artistas han perdido el impulso. Si llevas algún tiempo tocando en tu escena, has puesto mucho esfuerzo en construir tu reputación y ganarte el respeto de tus compañeros.

Aunque esa confianza no se haya erosionado, lo más probable es que hayas desarrollado algunos hábitos productivos y hayas construido una sensación de impulso que rápidamente procedió a detenerse en la primavera de 2020.

Es fácil desanimarse incluso cuando estás entusiasmado por empezar de nuevo. En cierto modo, estás empezando desde cero, lo que puede ser intimidante. Si te sientes desanimado, recuerda que casi todos los músicos se encuentran en una situación similar.

Hay trabajo por hacer. Y hay muchas maneras de apoyarnos y animarnos los unos a los otros en el camino.


¿Cómo vas a afrontar los retos de la industria musical en 2022? Dejanos saber en los comentarios.